El Ayuntamiento licita el contrato para ejecutar varias actuaciones en los ensanches dentro del Plan de Amabilización del centro de la ciudad

Cuenta con un presupuesto de 184.438,15 euros, comenzará a ejecutarse después de San Fermín con un plazo de ejecución de dos meses

El Ayuntamiento de Pamplona ha hecho pública la licitación del contrato para la ejecución de las actuaciones que en materia de movilidad se van a realizar principalmente en el I Ensanche, dentro del Plan de Amabilización del centro de la ciudad. El presupuesto del contrato es de 184.438,15 euros, IVA incluido, con una previsión de inicio de los trabajos después de las fiestas de San Fermín y una ejecución de dos meses.

El ámbito de actuación en el I Ensanche afecta a la avenida del Ejército, Navas de Tolosa, calle Bosquecillo, calle Taconera, rotonda del hotel Tres Reyes hasta su intersección con paseo de Sarasate, Yanguas y Miranda, calle Padre Moret, Sandoval, Jose Alonso y Julián Arteaga. Las obras a realizar, entre otras medidas, regularán el tramo de Navas de Tolosa frente al Parlamento para uso exclusivo de autobuses y bicicletas; se reducirán los carriles de circulación en Yanguas y Miranda (de plaza de la Paz a Sarasate), Navas de Tolosa, José Alonso, Padre Moret o Taconera; o se peatonalizarán las calles Bosquecillo y General Chinchilla.

La actuación que se va a llevar a cabo en las calles del II Ensanche se reduce al cambio del régimen de aparcamiento regulado. El cuadrante comprendido entre la avenida de San Ignacio, Conde Oliveto, Yanguas y Miranda y paseo de Sarasate pasará de ser zona azul en la que actualmente puede aparcar cualquier persona previo pago de la tarifa establecida a ser zona verde de estacionamiento reservado para residentes durante todo el día. Las calles Vínculo y Alhóndiga se convertirán en peatonales. También se incluyen los trabajos para modificar el cruce de la avenida de Baja Navarra con Paulino Caballero para permitir el giro a la izquierda de autobuses y bicicletas y la colocación de dos nuevas paradas de autobuses urbanos en la calle Amaya y en la avenida de Zaragoza

El proyecto que se plantea debe ejecutarse en su primera fase con las actuaciones mínimas que se deben realizar de manera que la zona quede totalmente funcional y con las debidas condiciones de seguridad y accesibilidad con los cambios producidos. Se abrirá un plazo, después de la finalización del proyecto, para poder valorar el alcance de las medidas adoptadas evitando una reurbanización integral que suponga una inversión elevada, y se apuesta por soluciones reversibles de manera que puedan realizar ajustes y posibles modificaciones.

Las empresas interesadas pueden presentar su solicitud y la documentación requerida en el registro del área de Ciudad Habitable y Vivienda o en cualesquiera otros recogido en la ley has el viernes 26 de mayo. Las obras a desarrollar se verifican en calles o viales de propiedad municipal, libres de construcciones que impidan su realización y, por tanto, no existe inconveniente en la ocupación de los mismos para su desarrollo.